La peluquería 3.0

Por pequeña o grande que sea una peluquería, lo que atrae a la clientela es el servicio, y con sencillas ideas ese servicio se puede mantener a la vanguardia sin gastar de más y siempre manteniendo contentos a los clientes para que no dejen de volver. No sólo de cortes vive el hombre…

WiFi para los acompañantes

Son muchos los que detestamos ir a acompañar a otra persona a la peluquería porque resulta tremendamente aburrido, quizá habrá revistas o hasta un TV, pero estarse sentado mirando una novela no es que sea algo muy grato. Pues bien, no sería mala idea permitir que los acompañantes de los clientes pudieran acceder a YouTube, mirar videos en Facebook, navegar en la web y disfrutar de Internet desde sus dispositivos como lo hacen en casa, sin la limitación de un plan de datos móvil, así que por qué no brindarles una red WiFi gratuita -maravilloso si hubiese un código QR en la pared para establecer la conexión inmediata-. Claro, no es WiFi para cien personas, es WiFi para pocas, y los precios cada vez son más bajos así que no es algo que se salga de las manos.

Galería de peinados en un móvil o tablet

Es curioso ver como muchas peluquerías aún mantienen sus cuadernillos de modelos de cortes de cabello de los ochenta, sino es que más viejos. Pues bien, poco cuesta mantenerse al corriente y en una tablet o móvil descargar un manojo de fotografías de famosos -músicos, futbolistas, artistas, etc.- o modelos, tanto con los estilos clásicos como con los más vanguardistas.

Un espacio para selfies

Como clientes, por más que lo intentemos luego, nunca conseguiremos el mismo peinado que nos deja nuestro peluquero y que nos enseña frente al espejo cuando el corte ha terminado. Pues bien, qué mejor que permitir a la clientela aprovechar ese momento único con un buen lugar para tomarse una selfie y compartirla, por ejemplo, un sillón con un colorido cuadro de fondo, o algún adorno y una buena iluminación. Claro, el plus está hasta cuando se comparte la foto en redes sociales pues se puede publicar -y recomendar- la ubicación del local.

Cualquier otra idea que sirva para mejorar el servicio y adecuarlo a los nuevos tiempos que estamos viviendo logrará un espacio mucho más acogedor y atractivo de cara al cliente.